Make your own free website on Tripod.com
APÉNDICE DOCUMENTAL


Aqui hay algunas imagenes:

El Juego de la Pelota

Los mayas dejaron en el juego de pelota la lucha que debemos sostener contra las fuerzas siniestras que habitan en nuestro interior, lejos de ser un juego, es la viva representación de la lucha que se sostiene día a día en cada uno de nosotros. Los mayas en el Popol Vuh, alegorizaron tal lucha entre los señores de Xibalbá, símbolo de nuestros defectos psicológicos y los señores Ahpu, los magos, símbolo de las partes positivas del ser humano, todo la lucha principal sucede en el juego de pelota. En estos grabados podemos observar algo muy interesante, quien ganaba era decapitado en honor a los dioses, claro que esto no era algo físicamente hablando, aquel que gana en el juego de la vida, y vence a los defectos psicológicos, logra pasar por la decapitación psicológica, son siete pecados los capitales, siete grandes defectos, y al ser eliminados brotan siete virtudes, siete poderes, simbolizados por las siete serpientes que brotan de la cabeza de este triunfador.


El Muro de Cráneos

la idea de la muerte en los pueblos de Anahuac y mayas, tenían un profundo significado en sus vidas, no alegorizaban la muerte física con Centompantli o muro de cráneos, sino recordaba a los aspirantes del conocimiento y la verdad, que solo se puede obtener a través de la muerte mística, de la muerte de cada uno de los defectos psicológicos, obsérvese que cada cráneo es diferente al otro, pues nos simbolizan la multifacética diversidad de nosotros mismos. Solo con la muerte adviene lo nuevo, solo con la desintegración radical del ego, es posible lograr nacer por segunda vez, necesitamos de la muerte de nuestros defectos psicológicos, para lograr nuestra liberación total. Por ello "Cualquier intento de liberación, si no tiene en cuenta la eliminación del Ego, está condenada al fracaso"


Pirámide de Kukulkan

Cada equinoccio de primavera, se puede observar en esta pirámide el descenso de Quetzalcoatl a la tierra, es obvio que la tierra es nuestra humana personalidad y Quetzalcoatl o Kukulkan es el cristo Interior que cada uno debe hacer descender para que encarne en uno y se haga uno con nosotros. Por ello podemos observar 9 basamentos que componen esta majestuosa pirámide, símbolo del trabajo con la transmutación de la energía creadora, base indispensable para lograr este evento.


El Cenote Sagrado

No podían faltar la representación de las aguas sagradas, no faltó este símbolo en los templos griegos, ni egipcios, ni en lo incas, ni faltó en los templos de sabiduría Hindú. Ya que es imposible la lucha en contra de nuestros miles de errores, sino aprendemos a canalizar correctamente las aguas creadoras que están en nuestro interior, la fuerza sexual está representada en este cenote sagrado, quien aprende a controlar sus pasiones animales, aprende a controlar u trasmutar las energías que nos trajeron al tapete de la existencia. El mismo nombre de Chichen Itza, lo indica, hay que aprender a estar cerca del pozo de agua, hay que aprender a sublimizar la fuerza sexual.