Make your own free website on Tripod.com
Escritura



E l arte de la escritura parece haber pasado en el mundo entero por tres estados bien definidos:


La escritura jeroglífica maya es ideográfica, puesto que sus caracteres representan ideas y no figuras ni sonidos. Algunos especialistas creen que hay elementos fonéticos en la escritura maya.

La escritura maya, una de las fases más antiguas de los sistemas gráficos
El hecho más importante acerca de la escritura jeroglífica maya, prescindiendo esfuerzos puramente pictóricos como las pinturas paleolíticas de las cuevas o los dibujos pictográficos de los indios americanos, puede representar la fase más antigua de un sistema gráfico formal que haya llegado hasta nosotros.
Esto no significa que la escritura jeroglífica maya sea el sistema gráfico más antiguo que se conoce. Las inscripciones más antiguas son las egipcias y las sumerias, que se remontan al cuarto milenio antes de cristo mientras que el texto maya más antiguo no alcanza ni al principio de la era cristiana.

El calendario maya

El Tzolkín o año sagrado de 260 días
Este período de tiempo trazaba a todo el mundo la pauta de su vida ceremonial. El antiguo maya consideraba el día de su cumpleaños el día del tzolkín en que había venido al mundo y el dios de ese día era su santo patrono.
El año sagrado no estaba dividido en meses, era una sucesión de 260 días, que se formaban anteponiendo los números del 1 al 13ª los veinte jeroglíficos de los días mayas cuyos nombres eran: IK- AKBAL- KAN – CHICCHÁN – CIMÍ- MANIK- LAMAT- MULUT- OC- CHUÉN- EB- BEN- IX- MEN- CIB- CABÁN- EZNAB- CAUAC- AHAU- IMIX.
En el tzolín no existía el nombre de un día sin su número correspondiente. Puesto que cada uno de los nombres llevaba un número antepuesto.

El calendario maya de 365 días
El año civil o maya o haab se componía de 19 meses, o sea 18 meses de 20 días cada uno y un mes adicional de 5 días, lo que da un total de 365 posiciones que los días podían ocupar en los meses de dicho año.


Sistema Matemático


La aritmética maya

Con el objetivo de librarse del caos creciente de cifras, los sacerdotes mayas concibieron un sencillo sistema numérico que todavía hoy permanece en pie como una de las obras más brillantes del intelecto del hombre. Dentro de los siglos IV o III a.C., los sacerdotes concibieron un sistema de numeración basado en la posición de valores, que implica la concepción y uso de la cantidad matemática cero, un portentoso adelanto al orden abstracto. La unidad del calendario maya era el día o kin. Al segundo orden de unidades, compuesto de 20 kines, se dio el nombre de uinad. Este se aproximaba más a la duración de calendario solar. Después del tercer orden, la unidad de progresión es uniformemente 20.
20 kines = 1unial, ó 20 días. 18 uniales = 1 tun, ó 360 días. 20 tunes = 1katún, ó 7.200 días. 20 katunes = 1 baktún, ó 144.000 días. 20 baktunes = 1 pictún, ó 2.880.000 días. 20 pictunes = 1 calabtún, ó 57.600.000 días. 20 calabtunes = 1 kinchiltún, ó 1.152.000.000 días. 20 kinchiltunes = 1 alautún, ó 23.040.000.000 días.

La numeración maya
Los antiguos mayas hacían uso de dos sistemas para escribir números: 1) los numerales de barras y puntos, y 2) los numerales en forma de cabeza. En la primera notación, el • tiene un valor numérico de 1 y la barra un valor numérico de 5. Combinando estos dos símbolos, se escribían los números del 1 al 19.
La notación maya de barras y puntos era más sencilla que la numeración romana y superior a ella en dos aspectos. Para escribir los números de 1 a 19 en la notación romana, es necesario emplear los símbolos, I, V y X y las operaciones de adición y sustracción: VI es V más, pero IV es V menos I. Para escribir los mismos números en la notación maya de barras y puntos, se necesita emplear solamente la barra y punto y la operación aritmética de adición.
La segunda notación usada por los antiguos mayas para escribir sus números, hacía uso de diferentes tipos de cabezas humanas para representar los números del 1 al 13 y el cero. La notación maya de cabezas es semejante a nuestra notación arábiga, que contiene diez símbolos diferentes para representar el cero y los nueve dígitos. Estos catorce numerales en variante de cabeza son las cabezas de las deidades patronas de los primeros catorce números. La cabeza correspondiente número 10 es una calavera y para formar las variantes para los números del 12 al 19 se usaba un hueso descarnado de la mandíbula inferior que representaba el valor de 10. Así, aplicando el hueso maxilar inferior a la parte inferior de la cabeza equivalente al número 6, que se caracteriza por un par de palillos cruzados en la gran cuenca del ojo, resultará la cabeza del número 16. Es posible que las cabezas que representan los números del 1 al 13 sean las de los Oxlahuntikú, o trece dioses del mundo superior.

El sistema matemático maya vigesimal
Para escribir los números superiores de 19 en un sistema de barras y puntos, los antiguos mayas empleaban su sistema de numeración de posiciones. En nuestro sistema decimal las posiciones a la izquierda del punto decimal aumentan de veinte en veinte para arriba, con la excepción de la tercera posición que, únicamente para computar el tiempo, es sólo 18 en lugar de 20 veces la segunda, irregularidad que ya se ha mencionado. El número 20 es una unidad completa del segundo orden y 0 unidades del primer orden. Se necesita el símbolo del cero en la posición más baja para indicar que en el número no hay unidades del primer orden; para eso usaron la concha de forma convencional, uno de los símbolos más comunes para representar el cero. Colocando la concha en la posición primera o inferior para marcar 0 unidades del primer orden y un punto en la segunda posición para indicar 1 unidad del segundo orden, quedaba escrito el número 20. La manera de escribir otros números se muestra también incluyendo dos números de la cuenta cronológica. La sencillez del sistema de adición maya, se puede observar también en la figura que voy a poner luego (ver anexo de figuras).