Make your own free website on Tripod.com
Organización social y política



Durante la Epoca Postclásica , se gobernaba el país por una confederación de los caciques del mayapán, Uxmán y Chichen Iztzá. Pero arqueológicamente se ha probado que estos tres sitios fueron construidos sucesivamente y no al mismo tiempo. La calidad duradera de la arquitectura maya permite suponer que Chicen Itzá y Uxmal conservaron su carácter de capitales política aún después del periodo de construcción más importante. Se sabe que Mayapán estuvo ocupada hasta poco menos de cien años antes de la conquista española. El gobierno de cada uno de estos tres estados debe haber controlado la mayor parte de Yucatán gobernando cada uno una región mucho mayor del área agrícola que la rodeaba. Seguramente en la época postclásica , los centros gubernamentales incluían una gran cantidad de centro religiosos.
La organización de la postcásica se asemeja a la conocida del centro de México y puede haber sido introducida en el siglo X o poco después por los Toltecas. Se puede afirmar con seguridad que la cultura maya de la Época Clásica, que nos indica un numero de subprovincias, podemos lanzar el supuesto de cada una de las subprovincias correspondían alguna unidad politica de alguna clase . En el área central durante la Epoca clase, deben haber vendido por lo menos cuatro:
  • 1)El Petén central y del norte, Guatemala y Honduras Británicas;

  • 2) el valle de Usumacinta;

  • 3) la subprovincia del sudeste.
  • 4)En la región del norte.

  • Compeche Oriental y el sur de Yucatán formaban una región aparte. En los últimos tiempos en la Epoca postclásica, hubo allí tres entidades políticas importantes: Chichén Itzá, Uxmal y Mayapal.
    El cacique territorial.
    A la cabeza del estado de la región yucatan estaba en la época de la conquista el hombre verdadero (olach uinic en maya) o cacique territorial, cargo hereditario dentro de una sola familia. El holach uinic era también llamado ohau, palabra que los diccionarios mayas de los siglos XVI DEFINEN COMO REY, EMPERADOR MONARCA PRINCIPE O GRAN SEÑOR. Las facultades que gozaba el Holach uinic eran muy amplias formulaba la política exterior e interior del estado con la ayuda y dictamen del consejo de estado compuesto por los jefes principales, sacerdotes y especiales (ah coach cacaboob). Nombraba a los jefes de los pueblos y aldeas ( botaboob)que guardaban cierta clase de relación feudal con El y los más importantes de los cuales eran casi con seguridad sus cercanos parientes carales. Además del mal alto funcionario administrativo y ejecutivo del estado, el Holach uinic era también la autoridad eclesiástica de mayor categoría.
    Juzgando las esculturas de la Epoca clásica ; la insignia del Hoach Uinic variaba según la función civil, religiosa o militar en ella representada. Como jefe ejecutivo del estado llevaba en la mano derecha el centro desde maniquí y en la izquierda un escudo redondo. El centro de maniquí consiste en una pequeña figura antropomorfa con una nariz larga y encorvada y una de cuyas piernas termina en una cabeza de serpiente. En un fresco del Templo de los guerreros de Chichén Iztzá la figura sentada de un Holach Uinic sostiene la barra ceremonial de dos cabezas. Esta se lleva por lo general, horizontalmente cruzada sobre el pecho auque a veces aparece sostenida diagonalmente con un extremo apoyado en el hombro. Los extremos de este emblema terminan en cabeza que tiene a veces tipo de serpiente y a veces tipo humano. En el dorso de la estela 11 de Yucaxchilán, se ve un Holach Uinic, representado por una deidad y que sostiene frente a su rostro una mascara de la cabeza de Dios. Por ultimo como jefe militar mas alto del estado lleva un arma, generalmente una lanza y a veces un palo arrojadizo, Hulché o una macana pero nunca el arco y la flecha, que era desconocidos en la época clásica y no aparecen en la historia maya hasta las postrimerías de la Epoca Posclásica. Durante la época de la conquista española, las cinco familias principales de la península eran:
  • Los Xiúes, o Tutil Xiúe, cuya capital era Mani.

  • Los Cocomes, cuya capital era Sotuta.

  • Los Canek, cuya capital era Tecoh.

  • Los Peches, cuya capital era Motul.


  • La primera y la principal de todas era la de los Xiúes, por la parte prominente que esta familia había tomado en la insurrección contra Mayapán en 144. En el museo Peabody de Arqueología y Etnología de la Universidad de Harvard se conserva una carpeta con 145 documentos, papeles de familia, pruebas de nobleza de los Xiúes, que se acumularon durante el periodo colonial español. Los tres más antiguos, un mapa, un tratado de tierras y un árbol genealógico, datan de 1557, apenas 15 años después de la conquista española. El mapa muestra la provincia de los Xiúes con su capital Maní en el centro. El símbolo de cada pueblo y aldea es una iglesia católica con la torre coronada por una cruz o cuando se trata de aldeas más pequeñas, una simple cruz. El símbolo usado para designar a Uxmal, la antigua capital de Xiúes, que fue abandonada por completo hacia la mitad del siglo XV, en el dibujo de un templo Maya. El Tratado de los señores mayas que acompaña el mapa y lleva la misma fecha de este , es el documento mas antiguo escrito en lengua maya, con los caracteres de la escritura española. Describe los limites entre el estado de los Xiúes y las provincias vecinas.
    El árbol genealógico muestra a Hun Uitzil Chac Tutul Xiú, el fundador de Uxmal, sentado al pie sosteniendo un abanico. La fundación de esta ciudad, según indica el fragmento jeroglífico que se ve a la izquierda del abanico, tuvo lugar con un Katún 2 Aha. El mango de este abanico termina también en una cabeza de serpiente y el abanico es probablemente una forma moderna de la Epoca Postclásica para representar al centro de maniquí. A la derecha de de Hun Uitzil Chac esta arrodillada su mujer quien señala la obra de los dos, l frondosos arbol de la familia Xiú. Debe advertirse que sin embargo el árbol sale de la caderas de él y no de las de ella, una indicación gráfica de que la descendencia vino por la linea paterna. El objeto del arbol era probar de manera concluyente ante la corona española que el Xiú del tiempo de la conquista descendía de la antigua casa real de Uxmal. Por esta razón aparece el fundador de Uxmal como el progenitor de la familia.

    Clases sociales

    La nobleza
    Después de Hlach Uinic venían los Batabooo jefes menores. Eran los magistrados y jefes locales que administraban los asuntos de los pueblos y las aldeas. Eran nombrados por los Halach uinic y pertenecían a la nobleza hereditaria llamada almenoo. Ejercían en sus distritos el poder ejecutivo y el judiacil y aunque en tiempo de guerra servían todos bajo un supremo jefe militar, cada batb mandaba sus propios soldados. Presidía el consejo local y cuidaba de que las casas se mantuvieran en buen estado y que la gente cortara y quemara sus campos en las épocas señaladas por los sacerdotes. En su carácter de juez sentenciaba a los criminales y resolvía las causas civiles. Si estas eran de mucha importancia, consultaba al Halach uuinic antes de dictar sentencia. Al batab no se le pagaba tributo directamente estando este reservado únicamente para el halach uinic.


    Sacerdocio
    En los últimos tiempos de la Época Postclàsica el Gran Sacerdote era llamado Ahaucán Mai, pero éste parece ser una combinación del titulo ahaucán y el nombre de la familia Mai, que es común en Yucatán. La dirección de las múltiples actividades en los templos de los grandes centros ceremoniales debe haber sido tan compleja como gobernar un estado; los grandes sacerdotes debían ser hábiles administradores, sabios, eminentes, astrónomos, matemáticos y consejeros de estado. Otra clase de sacerdotes eran los chilanes o adivinos, cuyas funciones consistían en dar al pueblo las respuestas de la divinidad. Los chilanes eran tan respetados que el pueblo los llevaba sobre sus hombros cuando se presentaban en público. Otro sacerdote era el Nacom, que era poco estimado por el pueblo porque era el funcionario que habría el pecho de las víctimas de los sacrificios humanos y les arrancaba el corazón. El sacerdocio era, su capacidad de predecir los eclipses, su penetración en todas las fase probablemente el grupo más poderoso de estado. Su conocimiento de la astronomía de la vida los hacía temer y respetar y les daba un dominio de las supersticiones de las masas no igualado por ninguna otra clase del estado.

    La gente del pueblo
    La gran masa del pueblo eran los humildes sembradores de maíz, con cuyo trabajo se sostenían no solo ellos, sino también su jefe supremo, los señores del lugar y los sacerdotes. Fueron ellos los constructores de los grandes centros ceremoniales, y de las calzadas de piedra que se alzaban del suelo y unían entre sí las ciudades principales. Otra obligación que tenían era pagar el tributo al halach uinic, dar regalos a los señores de la localidad y hacer ofrendas a los dioses por medio de los sacerdotes. Este tributo se componía de toda clase de productos vegetales, cierta tela de algodón llamada patí, aves domésticas, sal, pescado seco y todo género de caza y aves, cacao, pom (copal) para quemar como incienso, miel y cera del monte, sartas de cuentas de jade y coral y conchas. Las tierras eran consideradas comunales y se labraban entre todos.
    La gente del pueblo vivía en las afueras de los pueblos y aldeas; la posición en la escala social se medía por la distancia a que se hallaba la casa de un hombre de la plaza central.

    Esclavos
    En el último peldaño de la escala social se encontraba los esclavos, llamados ppentacoob en maya. Se tiene comprobación documental acerca de la existencia de la esclavitud durante la Época Postclàsica. En esta época parece haberse producido tal condición de una de las cinco maneras siguientes:


    Si una persona era sorprendida robando era entregada a la persona a quien había robado y se convertía en su esclavo de por vida, o hasta que podía pagar el valor de los efectos hurtados. Los prisioneros de guerra eran siempre reducidos a la esclavitud. Sacrificaban al punto a los de alto rango, pero los de baja categoría eran propiedad del soldado que los había capturado. A los huérfanos destinados al sacrificio los adquirían por compra o por secuestro. El precio de venta de un muchacho de corta edad variaba de cinco a diez cuentas por piedra. Los huérfanos que habían sido criados por señores acaudalados eran sacrificados frecuentemente, sobre todo si eran hijos de esclava. Los esclavos podían adquirirse por compra o trueque.
    >/font>